Pedro Hernández

 

El arte popular y las artesanías de México se ilustran a través de su cerámica. La arcilla es la materia prima con la que crean las piñas artesanales célebres de Michoacán. La famosa piña de barro, se caracteriza por su compleja y hermosa decoración, utilizando la técnica del pastillaje donde cada obra proviene de la mente y corazón de sus artesanos.

Las piñas de barro vidriadas son una tradición que se ha heredado de generación en generación; el barro, su gran inspiración, pero para ellos el hablar purépecha es considerado un gozo, comparado con la mujer y las flores, por su delicadeza, finura y exquisitez.

Cada pieza y cada detalle es moldeado a mano, se hornea y posteriormente se hace el “engobe”, una vez más se mete al horno a 850ºC. Se pinta con pigmentos preparados por los artesanos, el proceso de elaboración es de 15 días aproximadamente.